Ayer hizo un bonito día después de casi una semana lloviendo, estuvo despejado y hacia solete, así que Julen y yo nos abrigamos bien y aprovechamos para dar un paseo e ir al bar de papá después de darle de comer a eso de las doce y media de la mañana, pero el no debía de estar muy por la labor, porque no llevábamos ni 5 minutos paseando cuando ya estaba dormido. Se pego una buena siesta.
 
Cuando despertó estaba de muy buen humor y lo sentamos en su trona. Estuvo entretenido escondiéndose y asomándose. Pasamos un poco la tarde con papá y luego vino Amuma a vernos, y nos fuimos a casa que ya hacia frío en la calle, allí Julen ceno y tomo un baño rico rico, le pusimos el pijama y en un santiamen estaba frito en su cuna.
 
Así que el día fue muy productivo ya que pudimos pasear que hacia días que no podíamos, jugar un poquito… Disfrutamos mucho de nuestro soleado domingo…

1 Comment on Un soleado domingo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *