Este fin de semana, ha sido bastante especial, ya que Julen ha pasado su primera noche “lejos” de nosotros, ha dormido en casa de su amuma Y la verdad es que no ha dado ningún problema, como siempre, este enano es un todoterreno.
La cosa es que todo surgió de una manera de lo mas espontanea, ya que yo el viernes, le pedí a mi madre a ver si podía venir a dormir a casa para que cuidase de Julen mientras yo ayudaba en el bar. Hasta aquí todo normal, mi madre vino y como siempre le dio de cenar y después lo durmió sin problemas. Vamos esto sin novedad. Al día siguiente mi madre comió en casa y se iba a marchar a su casa a eso de las 16.30, así que se puso la chaqueta y se fue a despedir de Julen, y este cuando se dio cuenta le entro una pataleta de impresión  Nunca lo había hecho. Mi madre alucinaba y le comente si quería probar a llevárselo ademas a nosotros nos venia muy bien para hacer algunos arreglillos en la casa. Julen ni corto ni perezoso estiro los brazos y se marcho, sin ningún problema, despedirse de mi, ahí no le dio la pataleta, snif snif. Eso si nos pasamos todo el resto del día y la mañana siguiente con el teléfono en la mano por si mi madre llamaba para ir a buscarlo, pero nada de nada, me llamaba para darme el minuto a minuto…
El domingo, Hilario y yo teníamos entradas para el teatro, así que no fuimos a buscar a Julen hasta casi la media noche, por suerte duerme como una marmota y ni los traslados le despertaron. No le vimos en todo el día, y se me hizo larguiiiisimo, le he echado de menos muchísimo  pero bueno ya sabemos que para casos de urgencia u otros, el enano se queda a dormir fuera.
 
Por otro lado, no se si había comentado que Julen estaba resfriado, si no es así  lo comento llevaba mas de un mes con catarro, y por fin  tras 4 visitas al medico nos ha dicho que va a probar a darle antibiótico  que conste que no es porque nos de antibiótico  yo solo quería que lo mirase bien y que no solo me dijese “hay que pasarlo” cuando el niño se medio ahogaba… Así que ahora a ver si le hace algo y quitamos este infierno de catarro.
 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *