Hoy es el ultimo dia de la Semana por la lactancia materna, y hay que luchar por que cada vez sea una practica mas natural y mejor vista, que no nos tengamos que “esconder” para poder dar el pecho, y no me refiero por pudor si no porque a alguna persona le pueda parecer escandaloso el hecho de que alimentemos a nuestros bebes.
 
Pero lo que no hay que olvidar es que hay muchas madres que o no pueden o no quieren, totalmente respetable, dar el pecho. A veces a esas madres se las machaca por este hecho, eso no esta bien, cada uno tiene sus circunstancias. Se nos fuerza para que demos el pecho, pero hay mamas que lo pasan realmente mal con este tema, llegando hasta tal punto que se sienten inferiores a las mamas que si lo dan, pensando que pueden ser menos mamás.
 
Yo tuve la suerte de que mi enano se engancho a la primera, y yo lo disfrute como ninguna, pero todo lo bueno se acaba, y en mi caso fue unos días antes de que el peque cumpliera 4 meses, no se porque pero ya no se saciaba como antes, llego un punto que prácticamente no había tiempo entre toma y toma. Yo intente estimular la producción de leche, sacándome con el sacaleches, pero ni por esas…
 
Se lo comente a mi medico, una mujer encantadora y muy pragmática, ella me dio para probar unas pastillas, no recuerdo para que, cuyo “efecto secundario” era una mayor producción de leche, pero aun así me dijo que no me tenia que matar con la razón, que el cuerpo es sabio y los bebes también, por lo que si tenia que pasar al bibe y era lo mejor para el enano y para mi, lo debía de hacer, que yo ya había dado el pecho los 3 primeros meses y que eso era lo importante.
 
Tome las pastillas, pero aun así no era suficiente para mi peque, así que me resigne a darle el bibe, al principio con la leche que me sacaba, pero también se le hizo poco. Así que tuve que resignarme a darle el bibe de polvos…
 
Recuerdo que mas de una persona me pregunto que porque no le daba el pecho si era tan pequeño, incluso algún señor mayor me dijo que lo mejor era la teta que eso que le daba no era bueno. Cada vez que me decían algo a mi me sentaba bastante mal, pero al final ya me hice a sonreír y callar…
 
Así que yo desde aquí pido un poquito de respeto para las mamas, que aunque sabemos que el pecho es lo mejor, no hemos podido continuar con la lactancia materna o bien no ha sido nuestra opcion. No somos menos mamas por ello, ni tenemos una conexión diferente con nuestros bebes, ya que para mi eso se genera desde que esta dentro de nuestra barriga, es por el olor, por nuestra voz, somos su persona de referencia desde el minuto cero y somos su mundo.
 
Así que desde aquí animo a todas las mamas sin excepción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *