No os voy a engañar que esta historia era un tema que me preocupaba porque mi pequedemonio era un niño a su chupete pegado, al menos casi de puertas para adentro. Temía que repitiésemos la historia de mi hermano, que lo dejo siendo un niño muy mayor. Ademas no sabia como se iba a tomar que el bebeDemonio lo siguiese usando cuando el ya no tuviese.

La historia comenzó a principio de curso, el pequeDemonio llego diciendo que iba a dejar el chupete al Olentzero para que le trajese una escabadora roja para llevarla a la playa. Nosotros le contestábamos que nos parecía una idea genial, pero la verdad es que no le hicimos mucho caso, lo dejamos estar porque aun quedaba mucho tiempo para las navidades y creíamos que cuando se acercase la fecha se arrepentiría. Teníamos clarisimo que poco a poco se acercaba la fecha en la que teníamos que poner punto y final en su relación con el chupete, lo que no sabíamos era como hacerlo.

Pues resulta que a medida que se acercaba las fiestas y el pequeDemonio era mas consciente de ello, pues seguía con su idea por lo que decidimos llevarlo a la practica y decidimos que en navidades dejaría los chupetes debajo del árbol para que el olentzero se los cambiase por su queridisima escabadora roja. Y este era nuestro mayor problema, no fuimos capaces de encontrar la escabadora que el quería o que el se había imaginado, ya que mirando los catálogos y diferentes anuncios de televisión, cuando veíamos alguna nunca era la que el quería . Por suerte el día en cuestión no se acordó de ella y disfruto muchísimo con sus regalos.

chupetes-caramelo.jpg
Imagen obtenida de internet

Pero (siempre hay un pero) tuvimos un gran fallo, la coordinación del papaDemonio y mía fue pésima y nos dejamos un chupete sin retirar, por lo que el Olentzero se le había olvidado uno… Y el pequeDemonio lo vio y lo pidió a la hora de irse a dormir. Tuvimos que asumirlo y dejarle usarlo esos días, hasta la noche de reyes, que gracias a mi suegro que trajo un super chupete de caramelo de regalo de sus vacaciones, se nos ocurrió que los Reyes Magos de oriente podrían cambiarle el chupete de caramelo por el suyo y dejarle una carta al pequeDemonio dándole las gracias, y eso fue lo que hicimos, menos mal que el niño duerme profundo y no se entero de nada.

Resumen:

He escrito este post después de que pasase mas de un mes desde que hicimos la retirada de todos los chupetes para  poder asegurarme que ha sido un éxito. Estos son los detalles mas relevantes que hemos visto del éxito de la operación:

  • Si es verdad que hay noches que lo pide pero al contarle un cuento o hacerle mas mimos se le pasa y se le olvida. También lo pide en los viajes en coche, sobre todo cuando esta muy cansado, aquí si le suele costar entenderlo, pero consigo cambiar de tema a base de juegos, canciones etc..
  • Me he fijado que los primeros días le costaba muchísimo irse a acostar, cuando hasta ahora nunca habíamos tenido problemas en ese sentido. Poco a poco se va normalizando esta situación.
  • No ha intentado de ninguna forma robarle el chupete a su hermano, y dice que el bebeDemonio lo usa porque es txikia (pequeño en euskera) y que el es handia(grande).

Por lo demás no veo que haya puesto mas problemas y ha aceptado su decisión, creo que ha sido una forma correcta de retirárselo, porque la iniciativa ha partido de el. 

Espero que a alguien le sirva nuestra experiencia.

Besotes

2 Comments on El adiós al chupete del pequeDemonio

  1. Hola!! Acabo de descubrirte. Me ha gustado como le habeis quitado el chupe al peque. Suerte que llegase con esa idea. Yo aun no lo he pasado con mi peque. Ya veremos que tal!
    Seguire por aqui, un besito!

    • La verdad es que el pequeD mayor cuando tiene una idea no hay quien se la quite y para cosas asi es bueno potque asume sus decisiones.
      Esperemos que cuando te toque sea asi de facil.

      Besotes y gracias por visitarnos y espero que disfrutes quedandote en nuestro rinconcito!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *