Llevo una época que, tal como indica el titulo, estamos patas arriba. Mis horarios están un poco revueltos y mi energía bajo mínimos. Pero que todo sea por buenos motivos, el papáDemonio a vuelto a trabajar después de año y algo en el paro.

La cosa es que esta nueva situación me ha trastocado la vida, horarios (laborales y de ocio), horas de sueño e incluso los tiempos de escritura del blog y lectura de otros a los que sigo.

Ya me podéis perdonar pero es que llego tan cansada al final del día, que a veces me he quedado frita en el sofá justo después de cenar a eso de las 10… Intento no irme a la cama antes de que llegue el papáDemonio pero no me resulta fácil, pero es que si no lo hago no lo veo en todo el día, ya que cuando esta de tarde, nuestros horarios son totalmente incompatibles. Y cuando esta de mañana tampoco es que nos abunde el tiempo, ya que ha de madrugar bastante.

La verdad es que estoy muy contenta con la nueva situación laboral del papáDemonio, porque es bueno tanto económicamente para la familia, como animicamente para el. Lo malo es que siento que al final la que siempre esta cargada con los niños, la casa, las responsabilidades y todo, soy yo.

mama_estresada

 

Suerte que en mi trabajo puedo flexibilizar un poco mi horario, pero esto no quiere decir que no haga encaje de bolillos con mi tiempo y que utilice hasta mis fines de semana para poder llegar a cumplir mis horarios laborales y familiares, tanto que tengo la sensación que no desconecto los fines de semana. Por lo que también tengo que reorganizar esto un poco mas…

Bueno ya os he contado un poco el motivo de mi desaparición, espero poco a poco ponerme al dia y conseguir una rutina compatible con todos los miembros de mi familia.

Besotes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *