Mi bebe estrella, que raro suena, como me cuesta ponerlo en palabras…

Tal como conté en el post de mi vuelta, tenia unas ganas locas de que pasase el duro 2016 y que llegase el maravilloso 2017. Este año iba a cumplir mi sueño de familia, iba a por el 3, el numero que siempre había querido. Cambie de año estando embarazada de 11 semanas. La verdad es que era la única alegría extra que me llevaba del 2016, a parte de lo obvio.

Bebe estrella

Era un bebe super deseado, pero que había llegado entre un mar de dudas. La verdad es que ese embarazo no estaba siendo como los otros dos, estaba molesta, con muchas nauseas pero sin vómitos. Me notaba desganada, bueno todo el mundo me notaba rara.

A mediados de diciembre comencé a tener dolores en la tripa, yo lo achaque a la postura de estudio durante un par de horas cada día. Tras unos días, comencé a manchar al ir al baño, no era mucho, pero me asuste y mucho, ya que no me había pasado nada parecido en los anteriores embarazos. Esa misma mañana fui a urgencias, pero según ellos estaba todo bien. Se lo comente a mi tía, que es mi ginecóloga. Me dijo lo mismo que los de urgencias.

En año nuevo, seguía manchando. Llevaba dos semanas. Como podéis imaginar mi animo no es que estuviese para muchas fiestas. Al seguir pasando los días y seguir manchando y con dolor, yo me iba agobiando mas y mas, así que quede con mi tía para que me hiciese una revisión. Quedamos el 6 de enero y me vio en su consulta del hospital, vimos como todo estaba bien, como latía su corazón, como se movía. Como mi útero estaba bien, la placenta sin problemas. Por lo que mi tía me comento que hay embarazos que son mas molestos que otros, en los que se sangra casi hasta el final y que duelen.

Mi animo seguía por el suelo. Me llamareis loca, pero yo notaba que algo no estaba yendo bien, algo en mi interior me lo decía. Y tenia razón. Estaba casi de 12 semanas, faltaban 2 días.

La noche del 6 de enero, tras acostar a los peques, nos pusimos a ver una peli con el papáDemonio, pero pasado un ratin todo exploto, literalmente. Comencé a tener contracciones y note como si un globo reventase dentro de mi. La misma sensación que tuve con el pequeño. Corrí al baño y eso ya no era un manchadito. No voy a dar mas detalles.

Llame a mi tía, y le dije que algo había pasado y que si me podía ver al día siguiente. Pase la noche con contracciones, apenas dormí, solo lloraba porque sabia lo que había pasado.

Mi tía era optimista y que eran cosas mías… Como le cambio la cara al hacerme la eco, no la he visto llevarse peor chasco. Estaba vacía, aunque quedaban restos.

Leer varios post me han hecho sentirme acompañada, como este de Carmen de “No soy una drama Mamá” o este de Batmami. Pero sobre todo hubo una persona que hablo largamente conmigo y que me entendía perfectamente, me dijo que tenia que ser positiva, que soy joven y estoy sana, que tengo dos pequeños preciosos y que lo volviera a intentar mas adelante. Esta persona es Moni, mi jefa, desde aquí mil gracias por todo!

Bueno, ahora ya estoy bien, con el mismo deseo de ir a por ese numero 3. Tiempo al tiempo, todo llegara. Pero ahora siempre tendré un recuerdo no muy dulce del día de reyes, ese en el que todos los niños tanto disfrutan. Desde ese día hay una estrella mas que ilumina mi cielo, mi bebe estrella.

Besotes.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *