Llevamos un tiempo con la operación pañal del peque a vueltas. Y digo a vueltas, porque no me termino de animar a hacerla, pero parece que el peque si.

Desde hace unas semanas es llegar a casa y quitarse el solito el pañal. Los fines de semana en casa también estaba sin el. Pero lo de estar fuera de casa sin pañal, la verdad, es que me daba una pereza increíble. Eso de tener que cargar con un kilo de ropa y andar persiguiendo para ver si tiene ganas en esos momentos que él está distraído, ufff. Lo se, lo se, hay que pasarlo y mas si esta así de predispuesto. Es increíble que ya lo haya hecho con uno, debería de tener menos reparos con el segundo pero…¡Es que con el mayor fue tan fácil! Y tenía todo el tiempo del mundo, porque estaba de baja por embarazo y parto del peque. Ahora trabajando se me complica la cosa y tengo que incluir en toda la operación a más gente…

En casa, estos días sin pañal, se ha gestionado solito. Al ser final de primavera y que han coincidido temperaturas altas ha ido con poquita ropa y principalmente cómoda para que el se los pueda bajar y subir sin problemas. Cada vez que ha hecho pis o cacas en el orinal o baño, nosotros le hacemos una fiesta. Vamos que parece el mayor tesoro del mundo… También ha habido escapes que conste, en especial cuando está comiendo (su momento de relajación total) o muuuy cansado. Eso si cada vez que íbamos fuera de casa, yo le ponía el pañal.

Pues parece que ha llegado nuestro momento. La semana pasada hable con su profesora y le comente un poco la situación y que quería intentar retirar el pañal al peque también fuera de casa. Ella me comento que lo ve maduro ya que informa de cuando hace cacas o pis. Y juntas le preguntamos si él quería empezar a ir al cole sin pañal. Salto de contento con eso os lo digo todo.

Así que nos pusimos a preparar el arsenal de calzoncillos que nos harían falta, comprando algunos elegidos por el peque para entusiasmarlo con ellos. Fuimos a Primark y compramos 2 packs de 7 calzoncillos. Busque todos los pantalones que nos hiciesen falta, para mandarle un par de mudas a la profesora y otra a mi madre, que es la que los recoge del cole y los lleva al parque hasta que yo llego.

Calzoncillos Primark - Imagen obtenida de su web
Calzoncillos Primark – Imagen obtenida de su web

Avances:

Por ahora en el cole no ha tenido ni un solo escape.

En casa y en la calle es otro cantar. Yo creo que en el parque, como es lógico, esta entretenido y no siempre se da cuenta o avisa a tiempo. El otro día, me pidió pis pero no hizo nada, no se si es porque aunque él notaba que tenía ganas no sabía muy bien cómo hacerlo y pasados unos minutos se lo hizo encima. Como siempre diciéndole que no pasa nada, pero que tiene que avisar para que le pueda ayudar.

En casa, se despista de vez en cuando y otras tantas te pide que le lleves al baño (parece que le hace mas chiste que el orinal). Eso si, se tiene que quitar los pantalones y los calzoncillos completamente, sino no esta cómodo.

Veremos como vamos avanzando poco a poco, pero ya no hay vuelta atrás. Espero que no tarde mucho en cogerle el tranquillo y no tener que estar vigilando ojo avizor cada gesto que hace para ver si se aproxima un escape…

Seguiremos informando!!

¿Y vosotros cómo lo hicisteis?¿Tenéis algún consejo para mi?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *